Autor/a extranjero/a·Narrativa

El túnel, de Ernesto Sábato

El túnel (Cátedra, 1988), de Ernesto Sábato.

Una novela de las de verdad.

El túnel (Cátedra, 1988), de Ernesto Sábato y editado por Ángel Leiva, es una novela psicológica. Es brevísima, viene precedida por un estudio sobre la obra, lo que la convierte en más breve aún. En ella, el protagonista, Juan Pablo Castel, es un pintor que, un día, descubre a una mujer observando uno de sus cuadros, concretamente una escena de su cuadro que los demás ignoran. Entonces comienza la obsesión de Juan Pablo por aquella muchacha, María, a la que encuentra por casualidad por la calle y ya no deja de perseguir.

Se enamora locamente de ella, se ofusca cuando ella no le presta atención, y ella precisamente es prudente, reservada, y parece esconder secretos. Juan Pablo, con el paso de los capítulos, va descubriendo que está casada y que, con frecuencia, va a la casa de campo de un primo suyo que parece ser su amante. Al final, inundado por los celos, Juan Pablo la mata (no es un spoiler, porque al principio de la novela el propio protagonista lo cuenta) y acaba en la cárcel, tras repasar lo vivido con María.

Por tanto, esta no es una novela en la que importe el final, porque se nos cuenta al principio. En ella importa el cómo, el por qué la mató, el durante, el rumbo de la historia. Vemos la mente del protagonista desde dentro, todo lo que piensa, todas las conclusiones a las que llega, dándonos a entender el autor que el protagonista es paranoico, dedicado exclusivamente a darle vueltas a la cabeza para calcular qué respuestas le puede dar María a sus preguntas (para luego él rebatirle) o qué puede estar haciendo María. Por ejemplo, medita qué tienen María y Hunter (el primo de la casa de campo) entre ellos, y nos lleva por cauces que demuestran su obsesión por María.

El título de la novela hace referencia a la vida del protagonista. Para él, querer a María, vivir por y para su amor, es como vivir en un túnel, mientras el resto de la gente camina fuera del túnel tranquilamente. Cuando terminé de leer la novela acabé confuso. No puedo defender a Juan Pablo por ninguna razón, pues un asesinato no tiene justificación ninguna (voy en contra de aquello de el fin justifica los medios). Pero tampoco defiendo a María, pues su infidelidad con múltiples amantes (según la versión de Juan Pablo) es deleznable.

Es una novela que nos ayuda a reflexionar, a imaginar qué haríamos nosotros. De algún modo no queremos que él la mate, pero nos inunda una rabia interior por lo que ocurre (cómo lo cuenta el protagonista en primera persona, pues lo sentimos como él lo siente). Al final, todo no es tan grave como él lo cuenta, pero termina convenciéndonos y convirtiéndonos en cómplices de su asesinato.

POR CIERTO, una noticia importante. Debido al ritmo de novelas que llevo este año, en lugar de hacer una reseña a la semana (cada lunes), haré dos (el lunes y el jueves de cada semana). No sé si el año que viene seguiré publicando dos reseñas por semana, pero puedo asegurar que desde el próximo lunes 4 de junio hasta el 31 de diciembre publicaré dos reseñas a la semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s