Autor/a español/a·Ensayo

“El fantasma en el libro”, de Javier Calvo

Yo pienso que la invisibilidad es intrínseca a nuestra labor; no puede ser de otra forma. Aspiramos a desaparecer. Nuestra escritura es la única que intenta que nadie se fije en ella, que quiere ser literalmente invisible, algo en lo que la mente no se detenga en absoluto. Nuestro ideal es que nuestra traducción se lea “como si no fuera una traducción”. Queremos no estar ahí. Incrustarnos tan adentro de la página que no se note que estamos. Somos camaleones paradójicos. Para desaparecer de la página, tenemos que llenarla.

Javier Calvo, El fantasma en el libro

El fantasma en el libro. La vida en un mundo de traducciones (Seix Barral, 2016), de Javier Calvo, es un libro que tendió una trampa. No sé qué sinopsis debí leer o dónde, pero este libro me cautivó y me construí una imagen falsa sobre él, porque cuando lo he leído me he ido dando cuenta de mi error.

Este libro gira en torno a un tema central: la traducción. Consta de una introducción, donde hay una frase determinante que dice “Pregúntele a algún apasionado de la literatura por los nombres de tres traductores actuales. Prácticamente ninguno sabrá contestar”. Y tiene razón, porque yo, que me considero un apasionado de la literatura, apenas se me viene a la cabeza el nombre de una traductora, Isabel Soler, y porque lo leí recientemente en alguna parte, y aun así tengo que buscar su nombre en Google para asegurarme de que no estoy equivocado.

Calvo busca en este libro reivindicar a los traductores de los libros. Yo, de un tiempo a esta parte, siempre nombro a los traductores de los libros que reseño (cuando sus originales están escritos en otro idioma diferente del español, claro). En un mundo globalizado e interconectado como el actual, nunca la traducción ha sido tan importante e imprescindible. Y por eso se encarga Calvo de repasar la historia de la traducción, desde la Torá judía, los griegos y el Imperio Romano hasta la actualidad.

Asimismo, Calvo reivindica la figura de Borges como traductor, porque fue un traductor atípico que se saltó los estándares y añadía o quitaba donde le parecía. La traducción, sigue el autor, también sufrió la censura franquista y esquivó las falsas historias que algunos traductores se inventaban y que hacían pasar por novelas de autor extranjero con traducciones suyas.

Por otra parte, hablar de traducción es hablar de lenguas extranjeras como el inglés. El dominio del inglés en la venta de libros, sigue Calvo, no se produce porque los libros escritos en inglés sean mejores, sino porque tienen un prestigio internacional y una supremacía falsa. Y de nuevo me pongo a pensar y tiene razón, porque de mis cinco libros favoritos, tres de ellos estaban escritos en inglés originalmente. Además, antes de que las tarifas bajaran, confiesa el autor que los traductores anglosajones cobraban tres veces y media más por página traducida que los españoles, lo que al final de un libro suponía una diferencia sustanciosa.

Sin duda, la traducción es una profesión que requiere mucha dedicación. Yo me acuerdo de cuando traducía textos antiguos en clase de latín y griego en el instituto. De hecho, mi punto débil en latín y mi punto fuerte en griego eran las traducciones. Yo tuve una época en que pensé en estudiar en la universidad Traducción e Interpretación, pero deseché la idea, y menos mal, aunque opté por otra que tampoco es que tenga un futuro laboral en forma de camino de rosas.

Si a alguien le interesa el mundo de la traducción, leer este libro y conocer a Javier Calvo ha de ser imprescindible. Si no, mejor obvie esta entrada y siento haberle hecho perder el tiempo leyendo esta reseña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s