Autor/a español/a·Narrativa

“Los asquerosos”, de Santiago Lorenzo

Todos somos candidatos a asquerosos. Pero puesto Manuel de espaldas a todo, de culo ante el mundo entero, no sería ilegítimo considerar que el verdadero asqueroso puro de toda esta feria fuera él. A muchos hombres y mujeres, el Manuel del exilio cerrado y ciego les resultaría un asocial, un indeseable. No un asqueroso más, sino el que más.

Santiago Lorenzo, Los asquerosos

Los asquerosos (Blackie Books, 2018), de Santiago Lorenzo, es un libro que empecé con bastantes ganas. Había tenido mucha publicidad en distintos medios, era una novela muy laureada y quise comprobarlo. Y, joder, cómo he disfrutado leyéndola.

El narrador de esta novela no tiene nombre, pero poco importa. Es un hombre de edad avanzada que nos cuenta la peripecia de su sobrino, al que llama Manuel (nombre falso para no desvelar el verdadero, dice él). Manuel resulta ser una persona corriente hasta que un día un policía intenta agredirlo y Manuel, en legítima defensa, le clava un destornillador que tenía a mano en el cuello y lo deja malherido. Entonces, comienza la aventura de Manuel, que piensa en escapar y acude al narrador, es decir, a su tío, para que lo ayude.

Manuel, según nos cuenta su tío, ya desde pequeño apuntaba maneras por su inteligencia y su independencia. Esta independencia precoz le será imprescindible para trasladarse, en su huida, a un pueblo deshabitado como tantos hay en la geografía española, donde se esconderá de la humanidad durante un año más o menos, mientras su tío le envía víveres y ambos se contactan de manera clandestina.

Allí se da cuenta Manuel de que vive en una soledad y en una incomunicación que, lejos de serle molesta o insoportable, le es cómoda e incluso inmejorable. Allí lleva bien la soledad. Hasta que, un día, aparece una familia que decide trasladarse a una vivienda anexa a la suya y hacerla su residencia de fines de semana y de verano. Manuel decide no salir de su escondite durante los días que estos, Los Mochufas según él los llama, estén por allí rondando. Pero un día, le pillarán y muchos acontecimientos se desencadenarán, y con ellos, la ansiedad del lector por ver si pillan a Manuel o no.

Una vez que Los Mochufas aparecen en escena, el narrador se dedica a criticar a estos, y empieza a repartir guantazos a diestro y siniestro hacia las masas, la sociedad uniforme y el rebaño social. Me ha encantado mucho esta crítica no solo porque el narrador habla claro y sin tapujos, sino también porque yo mismo critico muchos de estos aspectos de la sociedad actual, si no todos. Por ejemplo, el narrador dice que Los Mochufas volvían del campo a la ciudad “como quien se va de putas y vuelve creyéndose un conquistador”.

Me he reído bastante a lo largo del libro, y mira que yo (el lector asiduo de este blog bien lo sabrá) no me río ni con aquellos libros que se presentan como ‘hilarantes’ o ‘desternillantes’. El final es normalito, pero está bellísimamente contado. En su conjunto, esta novela me ha maravillado, más que por su fondo, por su forma. De hecho, en Goodreads, una famosa plataforma literaria donde tengo una cuenta y donde he puntuado más de 300 libros que he leído, a este le he puesto cinco estrellas, es decir, la puntuación máxima. Porque darle cuatro me parecía injusto, después de lo que me ha hecho sentir.

Esta vez, en mi opinión, los medios tenían razón al darle publicidad a una novela de esta magnitud que entra en el selecto club de mis libros favoritos compuesto por solo 30 libros, menos del 10% del total de los que he leído.

No dejen de leer esta maravilla. No les decepcionará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s