Autor/a extranjero/a·Narrativa

“Abril encantado”, de Elizabeth von Arnim

Este libro me fue recomendado en una página web sobre recomendaciones y lecturas. No me lo recomendó a mí concretamente, pero lo sentí así, sobre todo tras leer el libro, porque, en cierto modo, estaba hecho para mí. Con esto no quiero decir que sea mi libro favorito, ni mucho menos, pero sí tengo que reconocer que me ha encantado.

Al principio, como suele pasar con los libros, desconfié de que Abril encantado (Alfaguara, 2014), de Elizabeth von Arnim, me gustara por varias razones. Por ejemplo, la autora es antigua (nació en 1866 y falleció en 1941, por lo que su estilo de escritura no se ajusta a la contemporaneidad, lo cual puede desconcertar a alguien acostumbrado a leer a contemporáneos). Luego, otra razón, es que, cuando comencé a leerlo, vi que los personajes se llamaban Mrs. Wilkins, Mrs. Arbuthnot, Mrs. Fisher, Mr. Wilkins, y así sucesivamente. Estos nombres, con esos Mrs. al principio, me remiten a Jane Eyre, el libro de Charlotte Brontë que me leí con 14 años en inglés y (como todos los libros que se leen en el instituto) obligadamente. Al leerlo obligado, no lo leí con ganas. En ese libro aparecían nombres como Mr. Rochester, por lo que leer este libro, al principio, me ha retrotraído a la obligatoriedad de la lectura, y eso me ha producido cierto rechazo que luego se ha disipado.

Exceptuando las diversas ocasiones en las que se utiliza incorrectamente el punto y coma en el libro, debo reconocer que está escrito de forma natural, sencilla, ameno y podía pasar por una autora contemporánea sin problema ninguno. Los personajes se desarrollan a lo largo de la novela (algo que admiro mucho porque yo no soy capaz de hacerlo cuando escribo) con la justa profundidad, mostrando los sentimientos debidamente. Hay unas relaciones irregulares y más bien malas entre los personajes (no siempre y no ‘malas’, pero no son buenas precisamente), y eso le da cierta acción, cierta curiosidad a la trama, porque, sino, sería muy simple y llana.

El lugar de la novela, la casa mediterránea donde van a pasar unas vacaciones en abril cuatro damas (y el marido de una de ellas más tarde) inglesas, es el lugar soñado por alguien como yo. Un lugar apartado, donde te lo pongan todo por delante, como suele decirse, con un clima cálido, un mes nada más y nada menos de vacaciones, con independencia (las señoras la desean, pero no terminan teniéndola tanto como anhelaban). En definitiva, me identifico con el amor por ese castillo llamado San Salvatore donde van a descansar. Me identifico en cierto modo también con los personajes. Con Mrs. Wilkins por su modestia, con Mrs. Arbuthnot por su vida ruinosa y su timidez, con Mrs. Fisher por su rechazo a muchas cosas (no rechazo siempre todo como hace ella, pero sí algunas veces) y, sobre todo, con Lady Caroline porque ella busca encarecidamente la tranquilidad, la soledad, quiere que la dejen tranquila, que la olviden, tomar el sol o, al menos, descansar a la sombra del pino piñonero y contemplar tanto el mar como las glicinias y demás flores y matorrales que impregnan el castillo del olor y la fragancia del descanso.

Muy recomendable, sobre todo si se puede leer en verano como hice yo. Te mete de lleno en un lugar tranquilo si no lo posees a tu alrededor. Te permite empaparte del ambiente vacacional del que se hace alarde en el libro y te alegra la vida a la vez que conoces a varios personajes muy curiosos.

Un comentario sobre ““Abril encantado”, de Elizabeth von Arnim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s