Sin categoría

Booktag: Pecadillos pretenciosos

El pasado martes 26 de marzo, Ginger Elvis del blog Daybreak over the ocean me nominó a hacer este tag sobre, claro está, libros. He de recordar que Ginger Elvis ya me nominó para otros tags (El rey de los libros y The Blogger Recognition Award), así que estoy infinitamente agradecido por que siempre se acuerde de mí. ¡Allá vamos!

1. Menciona 3 libros que te hicieron sentir más inteligente.

Por desgracia, hay un estereotipo rondando aún por estas tierras de dios y es que los ensayos están ligados a la inteligencia. Por tanto, cuando pienso en libros que me otorgan inteligencia, pienso en ensayos. Y creo que he aprendido más con muchas novelas que con ensayos, pero no puedo más que nombrar estos ensayos que, a mi parecer, me han hecho más inteligente.

Algo va mal, de Tony Judt, es el primero. Lo leí a finales de 2018 y su reseña se publicará el 22 de julio (así que atento/a). Este libro, pese a la imagen magnánima que tenía de él, realmente me ha aportado poco. Me costó muchísimo terminarlo, ralentizó mi ritmo de lecturas del año pasado y me abocó a una desazón tremenda, porque no conseguí sacar nada en claro de él. Así que, me hizo sentir más inteligente por un momento, pero no lo soy más gracias a él precisamente.

Miedo a la democracia, de Noam Chomsky, sí es un libro que me hizo sentir inteligente y que, de hecho, creo que me hizo más de lo que era. Es un libro en general complejo, pero interesante, y si se lee con cuidado y parsimonia, se pueden aprender muchas estrategias de relaciones internacionales y el poder político en el mundo, sobre todo en Estados Unidos.

Y, por último, Clásicos para la vida, de Nuccio Ordine. Este es, de los tres libros de esta pregunta, el más fácil de leer. Además de ameno e interesante, es el más breve y además tan solo da algunas pinceladas de varios libros a tener muy en cuenta.

*Como extra, me gustaría decir, ahora que tengo ocasión, que en el verano de 2016 o de 2017, no recuerdo bien, me leí desde la primera página hasta la última dos enciclopedias (una, de la A a la K y otra de la L a la Z) de la editorial Montaner y Simón de 1978 y 1973 respectivamente que guardaban mis abuelos en su casa. Con estas sí que aprendí bastante.

2. Menciona 3 libros que leíste para poder decir: “Por supuesto que ya lo leí”.

La Ilíada, de Homero, lo leí hace unos cuantos años, y puedo presumir de ello. No lo leí por obligación en el instituto, pero mi profesor de griego nos prometió que si nos leíamos la Odisea o la Ilíada, nos subiría la nota. Fui el único que elegí esta última, el resto escogió las aventuras de Ulises. Pero también fui casi el único que obtuvo matrícula de honor en bachillerato (por presumir que no quede, que este tag está para eso).

No puedo olvidarme de El extranjero, de Albert Camus. En un taller universitario a finales de 2018, conté una experiencia de Camus en voz alta que venía a cuento y el profesor me tachó indirectamente de pedante. Desde entonces, además de haberle echado la cruz a dicho profesor al que no veré nunca más por suerte, me he agarrado con fuerza a Camus, y puedo decir que me he leído su obra más célebre, cuya reseña se publicará el 30 de septiembre.

Por último, y no menos importante, puedo decir que he leído El Aleph, de Jorge Luis Borges, y que no es para tanto (ahora es cuando empiezan a lloverme palos por todas partes en defensa de Borges). Es una obra, he de admitirlo, escrita con una inteligencia finísima y muy bien hilada, pero a mí, desde el punto de vista narrativo, no me llenó, pasó por mi lado sin apenas rozarme. Y, por cierto, su reseña se publicará el 6 de enero de 2020 (como puede verse tengo reseñas por un tubo en lista de espera para publicarse, porque mi ritmo de lectura ha sido desbordante incluso para el plan de dos reseñas a la semana).

3. Menciona al menos un libro con el que te das gusto despedazando al autor.

Soy un ser bueno e inofensivo. Nunca me he ensarzado con ningún autor, aunque he de admitir que aquellos que más me enervan son precisamente de los que no he leído ningún libro. Creo que H. M. Enzensberger sería con Reflexiones del señor Z. un buen candidato a aparecer en esta respuesta, porque este libro no solo me decepcionó estrepitosamente, sino que me cabreó bastante porque parecía que Enzensberger se estaba riendo de mí en mi propia cara mientras yo me debatía entre dejar el libro a la mitad o no (al final lo abandoné y lo tengo castigado de cara a la pared).

4. Menciona un libro por cuya hazaña personal de haberlo leído provoca que los demás te elogien o feliciten.

Quizás si le digo que he leído El viajero y su sombra se queden igual que antes. Pero si les digo que he leído a Friedrich Nietzsche, ya es otro nivel. Pues eso. He leído esa obrita, muy corta, del filósofo bigotudo, además de otras. Entonces, más que presumir por sus libros, digo que he leído a Nietzsche.

5. Menciona un libro que siempre citas sin que nadie se dé cuenta, para ser alguien más interesante.

Esta me parece una pregunta extraña, pues si cito un libro me gusta decir de qué libro he sacado dicha frase. Pero si tengo que nombrar alguno, diría que Como una novela, de Daniel Pennac, es lo más parecido para mí a lo que se pregunta aquí, ya que rompe algunos moldes tradicionales de lo que entendemos por “leer”, y me gusta ponerlo como ejemplo a veces.

6. ¿Qué libro especial es el primero que muestras cuando tienes oportunidad, para evidenciar que lo tienes en tu poder?

Mi mayor tesoro en cuanto a libros es un Código Civil español de 1907 (segunda edición, eso sí), bastante perjudicado por fuera por la humedad y los hongos, pero que sobrevive y se mantiene bien por dentro, que es lo importante. También debería acostumbrarme a enseñar los libros que tengo firmados de escritores que son Premio Planeta (como Javier Sierra o Dolores Redondo) o de Màxim Huerta, que me firmó su último libro un mes antes de convertirse en ministro (recuerda: Màxim I, el Breve).

7. Qué prefieres: ¿Ser el escritor famoso, o el editor y dueño de la editorial que descubrió al escritor famoso?

Me gustaría ser ambas cosas, aunque depararía un estrés terrible, así que me decanto por ser el escritor famoso, modestia aparte. A día de hoy, sin embargo, veo más probable convertirme en la segunda opción, así que fíjate cómo está la cosa.

8. Menciona un proyecto personal para el que te preparaste, pero con el que al final nunca hiciste nada.

Y la pregunta anterior la enlazo con esta, porque el proyecto personal que me planteé llevar a cabo hace unos años fue el de escribir una novela. De hecho, la terminé, con más de 160 páginas (en formato folio, que en formato libro serán más), hace unos cinco años, pero la guardé en un cajón después de que un escritor y antiguo profesor mío me recomendara seguir practicando y olvidarme de publicar. Y, en realidad, ahora miro atrás y pienso que es una novela que no se ajusta a lo que me esperaba de ella. Aunque espero algún día modificarla y poder publicarla, aunque el panorama está demasiado gris.

9. Con millones de sobra, ¿qué preferirías?:

a) Fiestas o cócteles sofisticados a la semana, para lucirte con artistas o intelectuales.
b) Comprar ediciones únicas que envidiarían hasta los museos y bibliotecas más prestigiosas.
c) Crear una fundación con la que te jactes de financiar talentos emergentes.
d) Financiar y publicar libros más lujosos que los de la colección especial de Taschen.
e) Otra (especifica, o elige una o varias de las anteriores y explica por qué).

En mi calidad de bibliómano, optaría por la b. La a la descartaría porque no soy de esa manera, y la c también porque no tengo ojo para captar talentos, además de que la d no la entiendo del todo y lo poco que la entiendo me empuja a descartarla. Desde luego, preferiría otras que no están ahí recogidas, como comprarme todos los libros que tengo en la lista (que son más de ochocientos, una barbaridad, sí, casi más de los que ya tengo), y dedicarme a vivir por y para la lectura con la comodidad de estar podrido de dinero, intentando aportar mi experiencia lectora a editoriales, escritores, congresos, estudios o a otros lectores.

10. ¿Podrías citar una frase célebre o una sacada de un libro, para parecer más ingenioso o intelectual?

Tengo una carpeta en la galería de imágenes del móvil donde voy guardando las frases que más gustan de los libros que leo, y a día de hoy tengo 1936 imágenes (vaya numerito, por cierto). Pero, eligiendo una rápidamente, elijo: “Un hombre no es menos esclavo porque se le permita elegir un nuevo amo en el plazo de unos años”, de Herbert Spencer en El derecho a ignorar al Estado.

Y para terminar me gustaría nominar a otros blogs que sigo desde hace tiempo y que también tratan sobre libros para que se animen a hacer este tag y así, entre todos, formar una lista de recomendaciones de libros mutuamente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s